Mejoras en eficiencia energética

To Press Releases listsep 25, 2018

A través de importantes cambios de diversificación energética para el suministro de sus plantas productivas, la empresa ha logrado reducir un 37,6 % de sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero por tonelada de producto entre 2010 y 2017.

El cambio climático es un desafío crítico mundial que requiere del accionar concreto de la sociedad civil y de las empresas para reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y promover el uso de energía limpia y sostenible.

Para Nestlé, el cuidado del planeta es uno de sus principales compromisos, liderando los esfuerzos en torno al cambio climático y llevando adelante prácticas medioambientales sustentables a lo largo de su cadena de valor, con la meta de reducir el impacto ambiental de sus operaciones en todo el mundo.

En Chile, la compañía, junto a la empresa Metrogas, ha desarrollado importantes proyectos colaborativos para reducir las emisiones de GEI por medio de un uso más eficiente de la energía.

En el año 1997, la compañía suiza comenzó con el cambio del suministro energético en dos de sus plantas, adoptando gas natural, el cual tiene el menor impacto ambiental de todos los combustibles fósiles. Y así, se sumó el resto de sus centros productivos en el país. En algunos casos, dejando atrás más de 70 años de operación con carbón o reemplazando el fuel oil. Su recientemente inaugurada fábrica en Teno utiliza gas natural licuado desde su puesta en marcha. Es así como sus 8 plantas productivas hoy operan con gas natural, suministrado a través de redes o por plantas de regasificación de Metrogas.

Estos cambios han sido clave para que Nestlé haya logrado reducir un 37,6 % sus emisiones de GEI por tonelada de producto entre 2010 y 2017. Sólo el año pasado se logró un 8% de reducción en las emisiones de GEI por tonelada de producto, lo que equivale a 10.500 ton/año, o a la circulación de 2.500 vehículos durante un año.

Además del menor impacto ambiental, la utilización de gas natural también implica beneficios económicos en la medida en que permite mejorar sustancialmente la eficiencia de la operación de las calderas y hornos de las plantas. Asimismo, trae reducciones en los costos de mantenimiento, ya que no es necesario efectuar la limpieza de ductos de gases de combustión, puesto que el gas natural es un combustible que no deja residuos.

Siguiendo su propósito de mejorar la calidad de vida y contribuir a un futuro más saludable para personas y familias, comunidades y el planeta, Nestlé está apuntando a la utilización de energía renovable no convencional para la generación de energía, mediante la implementación de paneles solares. Este es el caso de la Fábrica San Fernando, en la cual se puso en marcha un parque fotovoltaico de 100 kW, bajo la modalidad de autoconsumo.

Estos esfuerzos son parte de las acciones locales que el país puede hacer desde el sector privado para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ONU), relativos a este tema.​​