Una historia “condensada”: los hermanos Page y la compañía Anglo-Swiss

To Press Releases listmar 14, 2016

​​

 

"La nuestra es la leche condensada suiza original y la mejor. Cualquier otro tipo es inferior".

Era un mensaje publicitario atrevido, pero había hechos sólidos detrás de él. Una dedicación inquebrantable a producir con calidad condujo a George y Charles Page, los hermanos estadounidenses y predecesores de Nestlé, que construyeron la primera fábrica de leche condensada de Europa en 1866.

Hoy en día, cuando vertemos leche fresca pasteurizada a nuestro cereal para el desayuno, o leche condensada azucarada en nuestro postre, damos por sentado que tales alimentos básicos son seguros.

Esto no fue siempre el caso. Hasta el siglo XIX, la leche fresca y pura era un bien preciado en los pueblos y ciudades de toda Europa. La leche era a menudo un portador importante de enfermedades, ya que la refrigeración era cara y se echaba a perder rápidamente. La adulteración de la leche también era abundante y podía ser mortal. A menudo se añadía caliza, agua y otras sustancias.

Esta fue la situación que Charles encontró cuando llegó a Zurich en 1865, como un joven Vicecónsul de Comercio estadounidense. Sin embargo, en los campos suizos vio vacas que pastaban en los prados verdes y frescos, lo que le hizo pensar en un popular y nuevo producto alimenticio estadounidense que, como periodista cubriendo la guerra civil del país, había visto expedido a las tropas de la Unión.

La primera fábrica de leche condensada de Europa

Inventado por Gail Borden en la década de 1850, la leche condensada en lata resultó muy valiosa como ración militar en la década de 1860. Mientras que la leche fresca se estropeaba debido a las largas cadenas de abastecimiento, la leche en lata era nutritiva, portátil, de larga duración y, sobre todo, segura. No fue sorpresa entonces que las ventas explotaran en zonas de Estados Unidos y ciudades después de la guerra.​

Con la esperanza de un éxito similar en Europa, Charles Page fundó la “Anglo-Swiss Condensed Milk Company” en Cham, Suiza, en 1866. En ese momento, George estaba en Estados Unidos aprendiendo el proceso pionero de Gail Borden para la producción de leche condensada. Éste involucraba calentar la leche para evaporar parte del agua, y luego añadir azúcar como preservante.

Un año más tarde, los Page abrieron la primera fábrica de leche condensada de Europa en Cham, y su marca “Milkmaid” comenzó a salir de la línea de producción. Los altos estándares de calidad y seguridad, una fábrica moderna, distribución eficiente y una astuta comercialización aseguraron que el producto fuera un éxito. La marca que comenzó la historia de 150 años de Nestlé todavía se vende hoy como “Nestlé Milkmaid”.

Ya en 1868, “Anglo-Swiss” vendía más de 374.000 cartones de leche condensada. La demanda fue liderada por Gran Bretaña y sus colonias, cuyo apetito por la leche condensada había inspirado a los hermanos a elegir el nombre de la empresa. Charles murió en 1873, y para 1891 George manejaba un negocio con doce fábricas en toda Europa y Estados Unidos que exportaba a todo el mundo.

'El general' resulta ser un líder ilustrado

George Page, o "El General”, fue la fuerza impulsora detrás de Anglo-Swiss. Un hombre ilustrado, que entendía que el éxito del negocio a largo plazo significaba un comportamiento responsable: hacia proveedores, empleados y la sociedad. En este sentido, Anglo-Swiss prefiguró el enfoque de Creación de Valor Compartido de Nestlé. 

Anglo-Swiss utilizaba sólo leche fresca de vacas locales, y a los agricultores se les garantizaba el pago de suministros diarios a un precio acordado. La leche era entregada a la fábrica en bidones limpiados a vapor, y probada en un laboratorio para su contenido de grasa y pureza.

A los agricultores se les dio ayuda técnica para incrementar la calidad y cantidad de la leche, y George Page incentivaba métodos avanzados para mantener y alimentar el ganado. Una aproximación científica de este tipo a la ganadería lechera era extremadamente rara en la década de 1860, y sirvió como el primer acercamiento para el modelo 'distrito de la leche' que hoy en día tiene Nestlé.

El trato de Page a la fuerza de trabajo era, de la misma manera, avanzado para la época. El personal de Anglo-Swiss que se enfermaba o sufría algún accidente laboral, recibía un pago en lugar de simplemente ser despedido. También podían unirse a un plan de seguro médico voluntario. George Page construyó viviendas para el personal de Cham y un jardín infantil para sus hijos.

Compartiendo la pasión de Nestlé por la nutrición

Como empleador progresivo, Page tenía mucho en común con otro inmigrante recién llegado a Suiza, el alemán Henri Nestlé. Una pasión similar por la nutrición y la finalidad social inspiró a Nestlé para inventar su alimento infantil Farine Lactée, que vendió desde 1867 en Vevey.

Después de 1878, la compañía de Henri Nestlé y Anglo-Swiss se convirtieron en rivales directos, ya que las dos firmas comenzaron a producir versiones del producto clave de la otra, que a sus clientes les gustaba comprar juntas.

A pesar de esta rivalidad, las dos empresas prosperaron, mientras que otros competidores fallaron. Esto se debe a que se ganaron la confianza a través de los estándares de calidad incansables. Ambos utilizaron el mismo ingrediente, leche, para proporcionar una nutrición esencial basada en la ciencia.

Una fusión entre iguales tenía sentido. George Page, que se había opuesto a un acuerdo sobre estos términos, murió en 1899. En 1905 se firmó el acuerdo, y nació la compañía “Nestlé and Anglo-Swiss Condensed Milk Company”.

El resto es historia Nestlé...

​​​​​​