Back to all stories
3 minutes read
​​El problema para que los niños coman sus vegetales, es muy cercano para muchos padres. Igualmente, el cultivar tus propios vegetales puede parecer desalentador si nunca antes lo has intentado.

Cultivar tus propios vegetales puede parecer igual de desalentador que no haberlo intentado nunca, pero es una excelente forma de lograr que tus hijos se animen a comer vegetales. Porque cavar, plantar y regar son buenas actividades prácticas. Y los niños pueden sentir esa misma satisfacción y orgullo que los adultos al comer algo cosechado por ellos mismos.

Es por eso que aquí tenemos consejos fáciles para plantar vegetales en casa, que Nestlé ha desarrollado como parte de su ambición de ayudar a 50 millones de niños a lograr vidas saludables para el 2030.

¡Empecemos!

Cualquiera puede cultivar vegetales, incluso si vives en un departamento en el centro de la ciudad. Ya con una pequeña ventana se pueden cultivar hierbas y pequeños vegetales como rábanos y espinaca.

 

Si tienes algo de espacio al aire libre, no necesitas tener un espacio específico dedicado a los vegetales. Puedes cultivarlos en una caja, clavando paneles de madera y rellenándolos con tierra rica en nutrientes.

Muchas ciudades tienen espacios de jardines compartidos, donde la gente puede simplemente tomar una maceta para cultivar lo que ellos quieran. Es una buena oportunidad para aprender jardinería, y compartir consejos con los vecinos y amigos, haciendo un gran esfuerzo comunitario.

Plantando

Una vez que encuentres tu espacio, es momento de plantar. Muchos de los paquetes te dicen cuándo, y la mejor profundidad para hacerlo. Muchos cultivos como los puerros, papas y zanahorias podrían estar mejor en suelos vegetales, pero los vegetales pequeños y plantas de ensaladas pueden crecer bien en cajas o macetas, las que pueden estar posicionadas a sol directo.

 

El regar es una gran actividad para los niños, y deben realizarse en momentos del día donde esté más fresco para obtener el mayor beneficio del agua. Dependiendo de la edad de tu hijo, puede convertirse en una pequeña lección de ciencia, explicando la evaporación y recalcando la importancia del ahorro del agua.

Plantas fuertes y saludables necesitan tierra que sea libre de malas hierbas. Remuévelas todas a mano en vez de utilizar algún spray químico y saca cualquier hoja seca para mantener la planta saludable.

Protegiendo el suelo

Si es tu primera incursión en la jardinería de vegetales, sería bueno que comenzaras con algunas lechugas en macetas, o una planta de tomate en el umbral de su ventana. Pero con el tiempo y al volverse más ambicioso, también debe pensar en las combinaciones de cultivos y proteger los nutrientes del suelo.

 

El deshecho de comida puede ser utilizado como abono, más que dejarlo en la basura. Las bolsas de té, cáscaras de vegetales, pieles de plátanos y cáscaras de huevos aportan nutrientes claves al suelo. Y no hay necesidad de gastar dinero en fertilizantes de tiendas.

Para cada caja o área, es bueno sembrar un diferente tipo de cultivo cada año. Así que, si sembraste tubérculos en un área particular en un año, escoje plantas de hoja para el próximo. Esta rotación de cultivos es esencial para una buena agricultura, sin importar el tamaño de la maceta.

Prioridades saludables

La comida y su impacto en nuestra salud es uno de nuestros mayores desafíos del siglo 21.

 

41 millones de niños preescolares estaban en sobrepeso en 2016, por lo tanto, enseñarles a los niños sobre una dieta saludable es vital para limitar la epidemia de la obesidad mundial. También es parte del Objetivo N°3 de Sostenibilidad Mundial de la ONU, asegurando vidas saludables y promoviendo el bienestar de todos en todas las etapas.

Nestlé, entre otras compañías, está apoyando los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU al ayudar a niños a comer mejor y ejercitarse más.

El cultivar vegetales es solo una pequeña parte, pero divertida a la vez para comenzar a tener niños más saludables.​​​​​​​