Inspirando a la próxima generación de agricultores

To Press Releases listdic 8, 2016

Hans Joehr Director de Agricultura para Nestlé
Hans Joehr, Director de Agricultura para Nestlé

Por Hans Joehr

Gran parte del debate en torno al futuro de la producción de alimentos se centra en si seremos capaces de crecer lo suficiente para alimentar a población mundial que aumenta día a día.

Es algo que tendremos que hacer con menos tierra. Más de la mitad de la que ya se utiliza para la agricultura está moderada o severamente afectada por la degradación del suelo, el cambio climático, los fenómenos meteorológicos extremos, y un aumento de las plagas y enfermedades, todo lo cual se suma a esta presión.

Pero no debemos olvidar otra pregunta igualmente importante: ¿quién va a asumir este desafío extraordinario?

Envejecimiento de la población

De acuerdo con recientes encuestas de demografía rural en los Estados Unidos, Japón y la Unión Europea, las poblaciones agrícolas están envejeciendo rápidamente.

Menos del 5% de los agricultores en los países analizados eran menores de 35 años. En los EE.UU., el agricultor promedio es de 58 años, en Japón, de 67. En Europa, más de un tercio de los agricultores son mayores de 65 años.

Está claro que no hemos hecho lo suficiente para convencer a los jóvenes de que la agricultura tiene el potencial de proporcionarles no sólo de un nivel atractivo de ingresos, sino también de reconocimiento social.

Conocimiento intensivo

Los sistemas y métodos de producción agrícola sin duda requieren de esta actividad menos mano de obra, pero más eficiente que en las décadas anteriores, así es como la comida está disponible para la mayoría de nosotros, cada día y a un muy bajo costo.

Pero esto no quiere decir que la agricultura se ha vuelto más fácil, o requiere menos habilidad. Las competencias y los conocimientos técnicos necesarios para ejecutar las operaciones agrícolas comerciales no sólo están evolucionando rápidamente, sino que son cada vez más complejos.

Si usted puede encontrar maneras de intensificar los sistemas agrícolas de manera sostenible, sin contaminar, perder o destruirlos los recursos naturales, podría hacer una gran contribución a la sociedad y al medio ambiente.

Necesitamos personas inteligentes y capaces para esto. Las mismas personas que tienden a abandonar el campo a los centros urbanos tienen esta oportunidad.

Estudiantes de la Fundación Paraguaya
Formación Práctica: Estudiantes de la Fundación Paraguaya se capacitan para dirigir su propio negocio.

Migración urbana

El éxodo de personas jóvenes y talentosas de las zonas rurales no es nada nuevo. Tampoco se limita a los países desarrollados. Brasil e India reportan una escasez de mano de obra agrícola, a pesar de que los salarios de los trabajadores agrícolas se han incrementado significativamente en los últimos años.

Algunos dicen que la migración de este tipo es inevitable, así que no hay razón para invertir en iniciativas para revertir la tendencia. Esto es incorrecto.

Educación básica

Deberíamos estar haciendo más para proporcionar educación e incentivos que alienten a prósperas comunidades a desarrollarse en las zonas rurales, así como en las urbanas.

Mientras que los agricultores de los países desarrollados generalmente tienen acceso a formación, no ocurre lo mismo con cientos de millones de pequeños agricultores en la mayoría de los países emergentes. La mayoría se convierten en agricultores no por elección, sino por defecto, y con frecuencia carecen de las habilidades más básicas para administrar su granja con eficacia.

Poner recursos crecientes en la escolarización y la formación de los jóvenes agricultores, y proporcionarles micro-financiamiento y acceso a los mercados, ayudaría a salvaguardar el futuro de la agricultura y combatir la pobreza.

Escuelas autosuficientes

Un buen ejemplo de cómo esto puede funcionar en la práctica, es la iniciativa de escuelas agrícolas autosuficientes de la organización sin fines de lucro Fundación Paraguaya.

La iniciativa, la cual es la más reciente ganadora del Premio Nestlé en Creación de Valor Compartido, establece microempresas en las instalaciones escolares para proporcionar a los estudiantes una formación técnica y práctica, sobre el currículo académico normal.

Con el apoyo de Fundación Paraguaya, cada escuela crea un plan de negocios de “enseñanza y producción” para definir qué tipo de pequeñas empresas desarrollará. Estas van desde la producción de leche y el cultivo de la jardinería orgánica, servicios hoteleros, apicultura y producción de huevos.

El objetivo es enseñar a los adolescentes las habilidades que necesitan para dirigir sus propios negocios, así como también lo necesario para hacerlos más atractivos para los empleadores.

Gran determinación

Si el mundo va a alimentar a nueve mil millones de personas en 2050, es necesario que haya un gran esfuerzo colectivo desde las empresas, agencias de desarrollo, ONGs, organizaciones de ayuda y los gobiernos, para proporcionar sistemáticamente a los agricultores este tipo de educación y formación.

Se puede hacer, y se debe ser. Es la única manera en que podemos hacer que la agricultura sea más eficiente, más sostenible y más atractiva para los jóvenes.

La alternativa es impensable. Un mundo sin agricultores es un mundo sin comida.