Back to all stories
0 minutes read
Melodramáticas, sentimentales y, a la larga, prescindibles. A cualquiera le puede encantar una buena telenovela, pero estos programas difícilmente son tomados en serio.
soap-opera-300

Sin embargo, se ha atribuido a las telenovelas el poder de introducir cambios importantes en las actitudes sociales, desde aumentar la aceptación de asuntos como los matrimonios interraciales hasta concienciar sobre temas como la violencia doméstica. Las telenovelas entretienen, pero también educan.

Por ese motivo, en algunas poblaciones de África Occidental, se está librando una batalla contra una devastadora enfermedad de los cultivos solo con un camión, un proyector y una pequeña pantalla.

Toxinas mortales

En esta guerra, el enemigo es la micotoxina, un veneno producido por un hongo que resulta muy difícil de eliminar una vez que se introduce en la cadena alimentaria. Comer alimentos que estén contaminados por la micotoxina puede causar problemas de salud e incluso ser mortal.

Siendo así, no sorprende que las cosechas afectadas lleguen a desecharse.

En 2007, en Ghana y Nigeria, Nestlé tuvo que rechazar casi la mitad de los cereales cultivados en la zona y suministrados a sus fábricas porque contenían altos niveles de micotoxina.

La empresa se vio obligada a importar cereales para suplir esa carencia. Eso conllevó un aumento de los precios y las comunidades cuyos cultivos no pudieron venderse tuvieron que afrontar grandes pérdidas económicas.

Muchos agricultores que cultivaban maíz de baja calidad resultaron expulsados del mercado. Y en los casos en los que dependían de sus propios cereales para comer, corrían un grave riesgo para su salud.

Correr la voz

El problema se reducía a la falta de conocimiento sobre cómo minimizar el efecto de la micotoxina. Por tanto, la solución obvia era realizar algún tipo de campaña de información.

corn-300

Junto con otros socios de los gobiernos de Ghana y Nigeria, y con el Instituto Internacional de Agricultura Tropical, Nestlé organizó el proyecto Grains Quality Improvement para aumentar la calidad de los cereales y mejorar las prácticas agrícolas.

El proyecto se centraba en mejorar la calidad y la seguridad de los cereales producidos. Se animó a los agricultores a asistir a las clases. La información existía, los maestros eran buenos, pero no se consiguió persuadir a suficientes agricultores para que fueran a aprender.

Así, los profesores empezaron a visitar a los agricultores en los campos y les llevaron a ver plantaciones que producían buenas cosechas y un maíz de calidad.

Luego les mostraron cosechas echadas a perder. El contraste ayudó a demostrar los beneficios de unas prácticas agrícolas adecuadas.

Mirar y aprender

Pero todavía era necesaria una mayor concienciación sobre el problema, una forma de educar a todos los integrantes de la comunidad. Y ahí es donde intervino la telenovela.

Por las noches, a cada población llegaba un cine itinerante para emitir una ficción que reforzaba los mensajes que los agricultores habían recibido durante el día.

Era una telenovela que explicaba la historia de dos familias y en la que los protagonistas eran actores locales. En la primera familia, el agricultor no escucha los consejos de su mujer. Su cosecha se malogra y la familia cae enferma.

Disminución de los índices de rechazo de cereales a tan solo 2%

En la segunda familia, el agricultor recibe la formación y escucha los consejos de su mujer. La familia logra una cosecha sana y de buena calidad que pueden vender en el mercado.

Además de promover el valor de escuchar a las esposas, el programa ayudaba a toda la comunidad a saber lo que había que hacer para mejorar las cosechas.

Ocho años después del lanzamiento del programa de formación, los resultados son asombrosos. El índice de rechazo de cereales a la puerta de la fábrica se ha desplomado de un 50 % a tan solo un 2 %, lo que significa unos mejores ingresos para los agricultores, la reducción de los riesgos sanitarios para ellos y sus familias y un suministro fiable y sostenible de cereales de producción local para las fábricas.

Una nueva asociación

El proyecto ha tenido tanto éxito que Nestlé ha anunciado una nueva asociación con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la ACDI/VOCA como parte del proyecto Feed the Future para difundir unas buenas prácticas agrícolas en Ghana.

Esta iniciativa conjunta ayudará todavía a más agricultores a cultivar cereales de mayor calidad al compartir técnicas para el cuidado, recogida y almacenamiento de las cosechas.

De nuevo, los cereales de alta calidad que se produzcan podrán venderse a empresas como Nestlé además de constituir una alimentación segura para los propios agricultores.

Perfeccionamiento de las capacidades

Cerca de 50.000 agricultores ghaneses y sus familias han aprendido ya los peligros de las micotoxinas y cómo prevenirlos.

Ahora puedo pagar la escuela de mis hijos y permitirme coserles los uniformes. Y todavía me quedan unos ingresos adicionales. Samata Alidu, norte de Ghana

Samata Alidu, que vive en Gushie, un pueblo del norte de Ghana, declara que la diferencia ha sido enorme. “Ahora puedo pagar la escuela de mis hijos y permitirme coserles los uniformes. Y todavía me quedan unos ingresos adicionales.”

Ha duplicado su producción de maíz y suprimido los desperdicios. “El impacto sobre nuestra comunidad ha sido inmenso”, afirma. Y así la telenovela continúa su viaje por las zonas rurales africanas.

La pequeña pantalla se monta cada noche en un pueblo con el objetivo de entretener y educar, ayudando a las comunidades a proteger tanto su salud como su medio de vida.